miércoles, 21 de noviembre de 2007

DECADENCIA Y HORIZONTE DE UNA "REGIÓN"

INTRODUCCIÓN

El problema que nos plantea el traslado de la cede de gobierno, es saber si en términos reales la ciudad de La Paz ya cumplió un ciclo histórico como centro geopolítico de la República de Bolivia.

Las circunstancias actuales parecieran más cercanas a una fortaleza sitiada, vista únicamente en el medioevo o más cercanamente en la segunda guerra mundial cuando el ejército alemán quizo tomar Moscú. En aquella oportunidad de manera circunstancial se traslado el gobierno a otra ciudad que evitara su caída.

Pese a los abata res de su construcción, el departamento de La Paz y su ciudad capital parece ya haberse ganado un lugar en el contexto mundial, esto quiere decir que no lo borrara ninguna imaginación regionalista o provinciana de sangre azul, a la postre la historia más bien escribirá en sus páginas como un pasaje más de su proceso y las dificultades en su edificación. La capital por antonomasia es La Paz, al igual que para Argentina lo es un Buenos Aires, para el Perú Lima, para Francia París,etc.

Que síntoma de decadencia sin embargo contienen los centros urbanos, eso es lo que pretendo abordar en éste artículo.

LA MIRADA ESTÉTICA DE LA CIUDAD

Durante los últimos treinta años todas las ciudades de Bolivia han sufrido cambios sustantivos en términos de crecimiento poblacional. El eje central comprendido entre Cochabamba, Santa Cruz y La Paz se han convertido en los principales receptores de las migraciones interiores que han producido el consiguiente crecimiento de la mancha urbana de las ciudades respectivas.
Esto exige de los gobiernos locales respuesta imaginativas a los requerimientos de servicios básicos para sus habitantes (agua, luz, alcantarillado, etc.).
Veamos sin embargo, en el caso más cercano de observación, la ciudad de La Paz en los quince años que preceden sólo ha sufrido cambios menores, es decir, sus obras han estado signadas más que todo por lo decorativo y la refacción(floreros con forma de monolito, asfaltado, jardineras, reparación de embovedados,etc.).
como decíamos más arriba soluciones de fondo no son aún apercibidas, se trata en cambio, preguntar qué entendemos por resolución de los problemas de fondo de nuestras ciudades.

CIUDAD ESTRANGULADA Y SU HORIZONTE

Vemos que en realidad la ciudad de La Paz esta quedando estrangulada en las "fronteras" de su jurisdicción territorial y los territorios circunvecinos.
Aunque algunos intelectuales y políticos - como Carlos Palenque- ya pregonaban
hace algunos años la formación de una gran área metropolitana, en los hechos no se han visto ninguna acción que promueva dicho propósito.
Si bien es importante el mejoramiento estético del centro de las ciudades, no más importante resulta hoy un giro de 180º grados a la mirada chuquiyawu centrista y ver un horizonte distinto que nos desvele que el futuro de nuestras ciudades se encuentra en una visión mancomunada de los hermanos de ciudades intermedias y poblaciones del campo.
En otras palabras, la construcción de nuevas obras no deben estar desligadas de los puentes calles y carreteras que faciliten la nivelación de nuestros hermanos colindantes con nuestra urbe. Esto además se hace imprescindible por los mínimos recursos generados por pequeños municipios, lo cual es lo que marca las distancias y desequilibrios entre los pobladores del área metropolitana y el campo.

EPÍLOGO

Independientemente como sea el curso que siga la Asamblea Constituyente y las demandas artificiales que hacen otras regiones (divergentes de los intereses más amplios de los pueblos y nacionalidades más empobrecidas), nuestra tarea de los habitantes de este país atrasado, es la búsqueda de superar los desequilibrios históricos que se revelan una y otra vez entre regiones, entre nacionalidades, entre la ciudad y el campo, entre el hombre más instruido y aquel que no alcanza los medios de superación.

Otra vez más en la historia la demanda de capitalía, demuestra no otra cosa que la mirada localista y estrecha de las élites que desde el pasado siguen aún persiguiendo un interés señorial y excluyente, parcelario y terrateniente, provincial y de horizontes limitados a su títulos "nobiliarios" de fantasía. Tal vez sea el lastre que arrastramos desde la independencia de la corona española, y una de sus consecuencias la formación de incipientes republiquetas nacidas en Latinoamérica y que hasta ahora no han permitido la articulación de una Gran Comunidad de Repúblicas Americanas.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

MERCANTILISMO O "SAGRADA COCA"

Un pequeño recorrido por el mercado de la hoja de coca de Villa Fátima en la ciudad de La Paz, nos permite casi por casualidad constatar hasta que punto las distorciones que se presentan en el proceso de comercialización de la hoja milenaria.
Para uno que consideraba la hoja como un bien natural de mucho valor, incluso considerada por algunos "sagrada hoja", sorprende que en las instalaciones de este mercado de expendio de grandes cantidades de la hoja se haya perdido el repeto y el sentido benefico que contiene la hoja.
Lo primero que constatamos es la inadecuada manipulación del producto, lo que para la mayoría de los comercializadores en el lugar no parece importar mucho en que condiciones se distribuye el producto, por el contrario, pareciera que por sobre todo lo que interesa es el acopio y venta a un mejor precio o al mejor postor, entrando sólo en una lógica mercantil.
Si revalorizamos a esta hoja que en los últimos veinte años a sufrido los peores ataques, llegando incluso a confundirla con un estupefaciente, valdría la pena que los dirigentes y los productores pongan mucha atención en la manipulación del mismo ya que para quienes buscamos recuperar nuestras tradiciones, además de elevar el prestigio de este producto maravillozo que nos brinda la naturaleza, nos provoca un desaliento al saber que las condiciones poco higiénicas en el que se expende el producto no cuenta con la más mínima medida que evite la contaminación de la hoja, esto frente a los cientos de visitantes de este centro de acopio en el que circulan por sus pasillos transportando escretas que se ven a su paso.
Se trata más bien de evitar con ésta crítica, de velar por la principal característica que tiene nuestra hoja, es decir proteger sus cualidades médicinales, en tanto nos evite dolores de estómago, de cabeza y otras en provecho de nuestra comunidad. Lo cual no conseguiremos con un mercado que pierde el sentido de estos valores.

YO PERTENESCO A

YO PERTEZCO A VOCES BOLIVIANAS